¿Qué se necesita para ser un buen docente en química?

Qué se necesita para ser un buen docente en química

¿Quieres ser un docente en química? En el amplio campo laboral que posee la química, existe un apartado muy especial que requiere de una vocación única y que hace parte muy importante del mundo académico, la docencia. Recuerda que culturalmente existen personas que creen que la docencia es universal, y aunque parece ser así, en realidad esta requiere de enfoques y especialidades para perfeccionar el proceso de la educación.

Perfil profesional del docente en química

¿Buscas un perfil de docente en química? Si esta es tu preferencia te tenemos muy buenas noticias, pues existen muchas opciones en cuanto a licenciaturas en química, la carrera necesaria para llegar a practicar la docencia en estas áreas.

El perfil de quién aspire a ser docente en química es especial, pues este tipo de educación está dirigido a personas creativas y dinámicas, que tengan intereses académicos y científicos de la mayor calidad. 

También es menester si deseas estudiar la licenciatura en química, que tengas un interés por entender los fenómenos naturales, y a la vez, una capacidad de crear estrategias de aprendizaje variadas.

La duración de esta carrera en química tiene un promedio de 8 semestres (4 años sin saltarse alguno) en la mayor parte de las universidades. Sin embargo, en algunas, que buscan también otras especializaciones, esta carrera puede durar hasta 10 semestres. Esto se da porque hay que implementar dos ciencias igual de complejas en la misma carrera como lo es la química integral y pedagogía.

Recuerda que la pedagogía, es la palabra clave en el mundo de la docencia y la enseñanza. Esta rama del estudio busca formar profesionales que tengan la capacidad de diseñar y llevar a la práctica esquemas y estructuras didácticas de enseñanza y educación.

En cuanto al perfil pedagógico del docente en química, necesita una visión humanista y una capacidad de entender no sólo los procesos fisiológicos de las personas, estudiados por la química, sino también los procesos psicológicos y de desarrollo, estudiados por la pedagogía.

¿Cómo ser un docente en química universitario?

Si se desea apuntar más alto, y lograr un título que haga posible el ejercer la docencia en universidades, el camino es un poco más largo. Además de la licenciatura, se deben tener otros requisitos que tomarán tiempo y esfuerzo para alcanzarlos.

El primero de estos requisitos es lograr el máster en química, un título de posgrado que sólo se podrá iniciar al haberse graduado de la universidad. Sin embargo, este es un escalón, pues luego hay que lograr procesos investigativos que permitan publicar textos que sean aprobados por la comunidad universitaria y un tiempo de experiencia específico en el campo para lograr el próximo nivel, adquirir un doctorado.

Hay que tener en cuenta que el proceso de doctorado toma en promedio de 3 a 6 años y para finalizarlo requiere una tesis investigativa propia de alto nivel, algo que a las alturas de alguien que tenga un máster no debe ser difícil. Y todo esto registrado en textos aprobados por la comunidad científica, así que es un camino largo y que requiere bastante esfuerzo.

Pero finalmente, lo más importante para ejercer la docencia es el espíritu de la enseñanza y la capacidad de adaptación al cambio. Esto porque vas a educar personas y cada una es un universo diferente, además de que, al pasar el tiempo, los conocimientos y métodos de aprendizaje van evolucionando, y es importante poder seguir ese ritmo.

¿Cómo ser un buen docente en química?

Algunas personas nacen para ser maestros. Si eres uno de ellos, entonces tu trabajo es fácil. Solamente se necesita ser un buen oyente, un buen comunicador y un buen disciplinario.

Pero ¿y si no tienes la habilidad natural para enseñar? ¿Qué sucede si no sabe cómo manejar diferentes tipos de estudiantes o si no puede motivarlos? Tendrá que trabajar duro en estas habilidades y mejorarlas con el tiempo.

Un buen profesor universitario es alguien que puede ser tanto un buen profesor como un buen investigador. Pueden enseñar a los estudiantes el material que necesitan saber, mientras investigan y generan nuevas ideas. La mejor forma es aprovechar tus puntos fuertes. Si eres un excelente maestro, entonces concéntrate en enseñar. Si eres un excelente investigador, entonces concéntrate en la investigación.

Si quieres ser un buen maestro, debes ser compasivo y de mente abierta. También es necesario tener la voluntad de aprender y el deseo de conocimiento. También debe poder pensar fuera de la caja, tener la capacidad de pensamiento crítico y ser paciente con los estudiantes.

¿Cómo crear un correcto proceso de aprendizaje en química?

Los procesos de aprendizaje se crean para ayudar a las personas a aprender y recordar todos los temas dados en química. Existen distintos procesos de aprendizaje diferentes que los docentes en química pueden aplicar con sus estudiantes. A continuación, dos ejemplos de ellos.

Dispositivos mnemotécnicos: esta es una técnica para ayudar a alguien a recordar algo asociándolo con una palabra o frase. El ejemplo más común de esto es la palabra “HOMES” que significa “los Grandes Lagos”, enumerando sus nombres en el orden en que están ubicados de este a oeste (Huron, Ontario, Michigan, Erie, Superior).

Elaboración: Esto es cuando le das a una persona más información sobre lo que está tratando de aprender. Por ejemplo, si le estuvieras enseñando a alguien sobre el ciclo del agua y quisieras que pudiera visualizarlo mejor, harías que se imagine parado en la Tierra mientras el agua se evapora de su cuerpo (lo que sería un paso de evaporación) y luego se mueve a la atmósfera donde se condensa en nubes que eventualmente vuelven a caer en forma de lluvia (un paso de precipitación).

Uno de los principales beneficios de los procesos de aprendizaje es que pueden utilizarse para mejorar los sistemas educativos, haciéndolos más efectivos y eficientes.

Ideas para crear un proceso de aprendizaje en química

El proceso de aprendizaje es interminable, y cuanto más aprendemos, más nos damos cuenta de cuánto hay que aprender.

1) Crea un plan para su aprendizaje.

2) Encuentra una manera de medir su progreso.

3) Encuentra una manera de seguir su progreso.

4) Establece metas para ti mismo como docente y para ellos como estudiantes.

5) Tenga la mente abierta sobre lo que quiere enseñar y por qué quiere que sus estudiantes lo aprendan.

6) Motiva a tus estudiantes a clases o talleres que les interesen.

7) Establece un horario personal para ti mismo para aprender sobre nuevos temas que puedas trasladar a tus estudiantes.

8) Acreditarse cuando alcance una meta y retirar el crédito si no se vuelve a cumplir en dos semanas.

9) Cree plazos para alcanzar sus objetivos y manténgase al tanto en su planificador o también en su teléfono.

10) Lea acerca de las experiencias de otras personas con el aprendizaje para que pueda obtener una mejor idea de lo que funciona para usted.

Un estudiante de química nos ha comentado esta estrategia de aprendizaje.

Usé un mapa de aprendizaje que mi maestro me mostró y mantuve un registro de mi progreso en un cuaderno. Tenía metas que se establecieron para aprender tres cosas al final del semestre, pero muchas más en el camino; estos iban desde agregar una ecuación química hasta leer una cierta cantidad en cada materia todos los días. También me aseguro de leer sobre las experiencias de aprendizaje de otras personas para poder obtener mejores ideas sobre cómo terminar mi materia de química con las mejores notas posibles.

Por Patricio Salas Arrue

Periodista especializado en temas educativos y de actualidad, Tengo más de 10 años trabajando como redactor para importantes medios digitales de Chile y Perú. Me apasiona escribir y explicar en palabras sencillas los temas más complejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *